Cotilleos de andar por casa

Cotilleos de andar por casa – Van Gogh y Gauguin: la historia de una oreja

Hoy en Catalina os voy a contar un super cotilleo de andar por casa, Van Gogh y Gauguin: La historia de una oreja
Y es que de Vincent Van Gogh, porque aunque no esté esta historia directamente relacionada con la ciudad de Sevilla, el cotilleo que os voy a contar tiene tela de chicha…
Todos sabemos que él durante su vida vendió un solo cuadro, y no tenía el pobre donde caerse muerto.
Así que su familia, para quitárselo un poquito de encima ( porque según cuenta su hermano Theo era una mijita “jartible” ) decidió pagarle un dinerito a Gauguin, si, al mismísimo Paul Gauguin , para que lo dejara vivir en su casa.
Las malas lenguas cuentan que a Van Gogh le gustaba más Gauguin que comer con los dedos… y que cuando los dos bebían, porque se hartaban de whisky, a Gauguin le daba por coger las espadita de esgrima y, que si un cortecito por aquí, otro por allá, y racatrá!!! que se llevó la oreja por delante!! Claro para los dos la vergüenza era tremenda, y como Gauguin confesara que había sido él,con las copitas y las historias se iba para la cárcel de cabeza.
Así que decidió Van Gogh decir que había sido él mismo el que se la había cortado, y que no se acordaba de como había pasado la historia! A mi me encanta este personaje porque era un ser extraordinario…está lleno de curiosidades que otro día os contaré, como su sombrerito de velas. En fin! Espero que os haya gustado mi cotilleo de hoy, si os apetece salir un ratito (que nunca viene mal) os esperamos en Catalina,  y hoy os recomiendo que probéis nuestro flamenquines.

flamenquines

Deja un comentario